Quienes somos

Nuestra estancia se encuentra bajo la dirección de Marta y Antonio, fervientes defensores de las tradiciones, quienes apostaron a una actividad puramente familiar que se transmite de generación en generación, por eso nuestro nombre "de mi propia sangre", refleja el trabajo noble y sacrificado que el campo requiere.

Marta O. Casteñeira de Montero fue una de las primeras amazonas en pisar las arenas de Palermo (Buenos Aires) en el año 2001, luciendo un importante traje contemporáneo a la época de Manuelita de Rosas en la categoría de plata, iniciando así su trayectoria dentro del ámbito tradicionalista femenino a caballo de Argentina, que hasta entonces estaba reservado para los hombres.





Antonio "ati" Montero por su lado, activo partícipe en este tipo de concursos desde 1993 hasta la actualidad, con numerosos premios en distintas categorías (entre el 1 y 3 lugar), se inició en la década del setenta en desfiles tradicionalistas y desde muy pequeño estuvo en contacto con la disciplina ecuestre.


Nuestra Historia:

La estancia chica De mi propia sangre es el fruto del sueño de doña Marta y don Antonio, quienes en su afán de promover el tradicionalismo en Buenos Aires, adquieren a fines de la dècada del 80 los campos donde actualmente se encuentra el casco de la estancia ubicados en Cañuelas bien llamado "Tierra de oportunidades". Hoy en día reciben la visita de argentinos deseosos de explorar sus raíces tradicionalistas y de extranjeros que exploran nuestra cultura.

Infraestructura:

Nuestras instalaciones están compuestas por el Casco de la Estancia al cual se accede por un antiguo e importante portón flanqueado por farolas que conectan a un camino de adoquines.



El casco está rodeado con una galería con arcadas que permiten disfrutar de amaneceres y atardeceres rodeados de jardines y pavos reales. El salón con capacidad para 130 personas dispone de un escenario para todo tipo de eventos y shows, está decorado al mejor estilo campestre contando con cocinas de campo, hornos de barro además del típico asador criollo. El perímetro se encuentra totalmente parquizado.


Los baños están integrados al salón.